jueves, 14 de agosto de 2008

Día internacional de la papa. International day of the potato

Quisiera que reflexionemos juntos. ¿Qué vemos cuando miramos papas? Pensemos bien la pregunta. ¿Vemos solamente un tubérculo ennegrecido y manchado de tierra, o acaso podemos vislumbrar algo mas? Constantemente imaginamos futuros apocalípticos sin petróleo, agua, o incluso tierra. Nos desesperamos y queremos que todo el mundo tome conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, así poder evitar estos serios pronósticos. Ahora permítanme plantear la anterior pregunta en otros términos ¿Qué veríamos si no pudiésemos mirar papas? ¿Cuál sería nuestro devenir en un mundo sin papas? Los pronósticos son muy variados, pero algo es seguro: nuestra vida ya no sería la misma. Nuestra cultura cambiaría drásticamente, los niños ya no podrían cantar ¨e o e salchichas con puré¨ , porque el puré de papas sería remplazado por el puré de manzana o calabaza y ya no habría placer ni necesidad del espíritu en cantar para manifestar tal alegría, que ya no es. Un mundo sin papas significa que la cajita feliz de mc donalds se convierta en una absoluta hipocresía, en una irónica manera de mostrar la tristeza de un mundo sin papas, un mundo que tuvo la llave de la felicidad y jamás supo darse cuenta, hasta que ya fue tarde, demasiado tarde.
Un mundo sin papas es un mundo sin amor, un lugar donde ya no quedan motivaciones para continuar viviendo, para vencer los obstáculos que se nos presentan día a día. Un mundo sin papas es un mundo sin libertad, sin la posibilidad de elegir un camino, por que ya no habrá caminos que elegir, y nuestro rumbo fijo será el infierno. La muerte será nuestra guía y reirá. Reirá con sorna, y con sarcasmo nos recordará que una vez hubimos de tenerlo todo, que podíamos reír y masticar papitas, que la esencia de los hombres no existía en una dimensión inteligible, ni tampoco en su propia materia, sino que las papas eran la verdadera substancia que nos determinaba y definía.
Pero, ¡en horabuena! Nada de esto ha pasado aún! Aunque es necesario pensar de este modo para poder valorar lo que tenemos. Ahora, imagino, estamos todos de acuerdos en que la pregunta ¿Qué vemos cuando miramos papas? es de una profundidad sublime, y en respuesta, les propongo a ustedes que establezcamos el día 23 de agosto como El día internacional de la papa.
Se realizará en mi domicilio una cena elaborada con diferentes platos hechos con papa. Habrá puré, papas fritas, papas al horno, papas noisette, papas hervidas con crema, pastel de papas, papas españolas y un postre sorpresa hecho con… papas!
¡No dudo que asistirán a este evento y juntos podremos celebrar en honor de nuestro tan preciado tubérculo!
Claudio Bande

2 comentarios:

«Sofi» dijo...

Papasss: comida de pobresss.
Chiste!

Muy sabio eres Claude...

srta.pola dijo...

tengo una receta de una especie de helado de papa con arándanos!!