lunes, 21 de julio de 2008

-¡No, no! ¡A ella Dios la protegerá, sí, Dios...! –Repitió Sonia fuera de sí...

-Si; pero es posible hasta que no haya Dios –replicó Raskolnikov con una suerte de maligna alegría; se echó a reír y quedóse mirándola.

2 comentarios:

agustin dijo...

Que tremenda obra... yo todavía no empecé a leer Apuntes del subsuelo

Claudio dijo...

Si, es genial.. estoy dejando de postre para las vacaciones Los hermanos karamazov..